Elaborar un currículum de calidad es la tarea imprescindible para ser contactado para una entrevista.Aunque es un proceso tedioso y minucioso, es imprescindible que todo candidato dedique un tiempo considerable a elaborar un documento de calidad. Hoy, en Currículum Profesional dedicamos nuestro artículo a desvelar qué poner en el currículum. ¡Siga leyendo!

Qué poner en el currículum: empiece por lo básico

 

Existen ciertas secciones que recomendamos encarecidamente incluir en todo buen currículo. Sin embargo, aunque las trataremos seguidamente, es importante, en primer lugar, crear un documento en bruto en el que incluya los siguientes datos.

 

Los datos de contacto

 

En primer lugar deberá proveer al seleccionador unos datos básicos con los que pueda contactarle en caso de ser seleccionado. Muchos candidatos creen que es imprescindible incluir su número de identificación (DNI o pasaporte). También hay otros que facilitan su dirección de residencia. Proveer estos datos es peligroso porque, en el momento en el que trasladamos una información ya perdemos todo control sobre ella. En ningún caso y bajo ninguna circunstancia el seleccionador precisa conocer su dirección de residencia. Únicamente le recomendamos indicar la ciudad en que vive, por ejemplo, si en la oferta del puesto se requiere que el candidato viva cerca. Otro caso en el que sería correcto indicar la ciudad de residencia, sería en el supuesto caso de que busque trabajo en el extranjero y desee indicar que, a pesar de ser nativo de otro país, reside o podrá trasladarse a la localidad requerida.

 

Datos de contacto imprescindibles

 

Habiendo hecho esta aclaración, es momento de conocer los datos imprescindibles para poner el currículum.
Estos son:

  • Nombre y apellidos.
  • E-mail de contacto (recuerde la importancia de proporcionar una dirección de correo formal y profesional).

 

Sencillo, ¿verdad? Hemos dicho que se trataba de un listado de imprescindibles. Con esto queremos demostrarle que muchas veces los candidatos tratan de rellenar el currículum de información prescindible, con el fin de parecer más profesionales o de ofrecer más vías de contacto al seleccionador. No se preocupe, si el contratante está dispuesto a contactar con usted para una entrevista, lo hará. Aunque solo disponga de una dirección de correo a la que escribir.

 

Datos de contacto correctos

 

Aunque sería correcto enviar un currículum únicamente con los datos anteriormente expuestos, le ofrecemos una alternativa igualmente válida, con otros elementos opcionales.

  • Nombre y apellidos
  • E-mail de contacto
  • Ciudad de residencia (siempre que incluirla favorezca a la selección)
  • Perfil profesional en Linkedin (asegúrese de disponer de un perfil profesional, y únicamente inclúyalo si considera que esta información puede ser de interés para la empresa)

 

Datos personales que no debería incluir en el currículum

 

Es probable que haya echado de menos algunos datos populares que se incluyen en el currículum habitualmente. No, no los hemos olvidado sino que los descuidamos a consciencia por una razón muy simple: todos esos datos 1) pueden favorecer a la discriminación en el proceso de selección o bien 2) pueden ofrecer detalles irrelevantes acerca de usted que repercutan nocivamente en su derecho de intimidad.

Estos son los datos personales que no debería poner en el currículum:

  • Fotografía personal (puede contribuir al juicio injustificado del seleccionador. Únicamente recomendamos incluirla en las excepciones que podrá consultar en este articulo).
  • Dirección de residencia.
  • Dirección de correo electrónico poco profesional (recomendamos que cree una cuenta de correo profesional para gestionar todas sus candidaturas. Puede registrarse gratuitamente en Gmail aquí).
  • Raza, género, religión, ideología política…
  • Perfiles de redes sociales (salvo que sea artista, creativo o trabaje en el mundo del marketing, y sus perfiles online demuestren sus capacidades. Aun así, no los comparta todos).

 

Datos que deberá incluir en el currículum

 

Si bien deberá ceñirse a las secciones que seguidamente le recomendaremos, es importante que incluya estos datos a lo largo del documento. Todos estos son elementos imprescindibles de una candidatura ganadora.

  • Título profesional (explique en la sección del perfil profesional o debajo de su nombre, en una frase sintética, qué es lo que hace. No se limite a incluir su titulación, sino que deberá crear un titular atractivo en que especifique a qué se dedica, cual es su sector, y qué le hace especial).
  • Palabras clave (de igual modo que en las redes sociales o en los blogs se escriben palabras clave determinadas para que la gente encuentre los contenidos que le interesa, en un currículum debería hacer lo mismo. Los contratantes buscarán en los currículums y de un vistazo, aquellas palabras clave que encajen con la función profesional ofertada).
  • Logros y méritos (Un logro no tiene por que ser un evento extraordinario o una acción brillante y conmemorada. Los logros son pequeños triunfos que ha adquirido tras largas jornadas de trabajo).
  • Ejemplos de éxitos (De nada sirve que mencione haber logrado muchas metas en sus antiguos trabajos si no lo ejemplifica. No deben ser grandes triunfos, sino hechos verídicos que pueda demostrar con cifras o datos).
  • Títulos y credenciales (Asegúrese de que toda la información académica que exhiba debe ser real, constatable y verificable. Además recomendamos que incluya información verdaderamente útil para la función que deberá desempeñar en el puesto).
    Referencias (es recomendable que, al lado de cada puesto de su experiencia laboral, facilite la dirección de e-mail o el teléfono de su antiguo superior).

 

Las secciones de un perfil ganador

 

Ahora que ya le hemos ofrecido unas pautas básicas para la elaboración de un buen currículum, es el momento de saber qué secciones poner en el currículum. Evidentemente cada oferta y candidatura es única, y deberá adaptar su documento minuciosamente a cada puesto ofertado; sin embargo, el formato de currículum constituido por estas secciones es muy útil para cualquier tipo de candidatura.

Estas son las secciones principales de un currículum ganador:

  • Datos Personales
  • Título Profesional
  • Perfil Profesional
  • Logros y Méritos
  • Experiencia Laboral
  • Referencias
  • Formación Académica
  • Competencias y Habilidades (duras y blandas)

 

 

¿Qué información deben contener las secciones de un buen currículum?

 

Ahora que ya hemos detallado qué secciones poner en el currículum, es momento de conocer los datos que deben componer cada una de ellas.

 

El perfil profesional

 

Esta sección suele ser subestimada por los candidatos, aún siendo una de las más relevantes de todo currículo ganador. En ella, que debería encabezar el documento, es imprescindible que elabore un párrafo, legible y atractivo en donde detalle sus intenciones laborales y sus objetivos a corto y largo plazo. Piense que de media los currículos se escogen o rechazan en 6 segundos. Razón por la cual es imprescindible que las secciones que encabezan el documento sean atractivas y contengan información relevante.

 

Los logros y méritos profesionales

 

Como hemos comentado anteriormente, una pequeña meta cumplida en el trabajo o el resultado de un proyecto a largo plazo, son logros potenciales que debería destacar. No se rompa la cabeza pensando qué poner en el currículum para parecer un profesional competente. Es mucho más útil que escriba un documento sobrio y conciso, en el que incluya pequeños méritos reales, que no que trate de inventar méritos o de exagerar situaciones pasadas.

 

Tipos de logros profesionales

 

Tal vez la palabra ‘logro’ le parezca intimidatoria y le resulte complejo descubrir si usted ha conseguido algún mérito en su vida profesional (¡o incluso estudiantil!). Por eso le ofrecemos un listado de distintas situaciones en las que puede haber logrado méritos ¡y no ser consciente de ello!

  • Basados en una habilidad personal.
  • Adquiridos durante un trabajo sostenido y que tengan relación con los objetivos a largo y corto plazo laborales.
  • Logros que, individualmente o junto a sus compañeros, adquirió en su trabajo, aun cuando no se esperaban esos resultados.
  • Logros cuantificables (número de ventas, inyección de capital…).
  • Basados en actividades complejas propias de su sector laboral.
  • Adquiridos mediante una estrategia de trabajo propia, personal e intransferible.

 

Experiencia laboral y renferencias

 

Como hemos explicado, las referencias deberían situarse al lado del puesto de trabajo especificado en el historial laboral, de modo que la lectura del documento se vuelve más intuitiva y el seleccionador tiene a su abasto todos los datos que precisa.

Las referencias profesionales no son obligatorias pero engrandecen una candidatura y la hacen mucho más sólida. Del mismo modo que se valoran los logros porque suponen la consolidación de aquellas virtudes que el candidato exhibe, las referencias son la prueba de que estos logros y experiencias laborales son verídicos.

En lo que se refiere a su experiencia, considere estos aspectos:

  • Sea conciso e incluya datos relevantes con el puesto al que opta.
  • Ordene su experiencia laboral en orden invertido (arriba, la más reciente).
  • No mienta ni invente experiencia.
  • Considere incluir trabajos no remunerados cuando estos, verdaderamente, le han permitido construir nuevas habilidades sólidas.
  • Explique en un par de frases concisas sus labores y responsabilidades en cada puesto y los logros conseguidos.

 

 

Formación académica e idiomas

 

De igual modo que los reclutadores quieren saber qué sabe hacer, es imprescindible que ejemplifique qué sabe. Incluya sus datos formativos también en orden descendiente (pues los datos más actuales demostrarán que conocimientos tiene más frescos). Evite incluir información de formación complementaria cuando esta es irrelevante para el puesto. Por supuesto, manifieste su formación lingüística y sea honesto con su nivel.

 

Competencias personales y habilidades

Incluir habilidades y competencias personales es igual de valioso que exponer sus logros. De hecho, son dos elementos que se interrelacionan y se complementan maravillosamente bien. Unos validan las otras.
No solo es importante qué explique qué hace sino que manifieste el porqué usted es el candidato que sabe hacerlo mejor. Aquello que le hace especial, aquello que le convierte en un experto, aquello que le impulsa a trabajar de un modo personal e intransferible son sus competencias y habilidades. Y créanos, son una arma muy poderosa para destacar entre la competencia.

(Le recomendamos la lectura de nuestro post acerca del currículum por competencias)

 

Los tipos de habilidades

 

Es probable que ande un poco perdido a la hora de poner en su currículum sus habilidades. Tal vez considere que no las posee, o lo que es peor, de por sentado que sus capacidades genuinas son comunes entre el resto de la gente.
Para ayudarle a discernir las habilidades que posee, queremos hablarle acerca de los dos tipos de habilidades principales: las duras y las blandas.

Las habilidades duras son aquellas que hacen referencia a una actividad demostrable o conocimiento técnico y práctico. Las blandas, aquellas que se relacionan con su carácter, sus estrategias y herramientas emocionales, que le permiten desempeñar las primeras.
Por ejemplo, un director financiero poseerá notables capacidades para la contabilidad (habilidad dura) y para desempeñarla hará uso de su adaptabilidad, agudeza mental, pensamiento esquemático y pragmático (habilidades blandas, personales e intransferibles).

Es por eso que, además de exponer sus capacidades técnicas y habilidades duras, le instamos encarecidamente a que estudie sus habilidades blandas personales y que destaque aquellas que son requeridas por la empresa en la oferta o que son imprescindibles para que la compañía prospere exitosamente.

 

que poner en el curriculum

 

 

Qué no debería poner el currículum

 

Con la información que le hemos facilitado, puede estar seguro de que posee todas las pautas para elaborar un currículum exitoso.
Sin embargo, no está de más hacer un pequeño recordatorio acerca de los elementos a los que no debería dar -¡jamás!- cabida en su currículum.

  • Datos personales íntimos que puedan llegar a promover la discriminación (estado civil, edad, género, estado de salud, religión).
  • Fotografías inapropiadas, selfies, o en las que aparezca con otras personas. Imágenes poco profesionales o de mala calidad.
  • Faltas de ortografía y expresiones inapropiadas.
  • Divagaciones, frases largas, enunciados incoherentes.
  • Distintos modos de trato para dirigirse al reclutador.
  • Colores estridentes, tipografías ilegibles, diseño extravagante…
  • Direcciones de e-mail inapropiadas o infantiles.
  • Nombre de la empresa o destinatarios mal escrito.
  • Falta de datos personales con los que pueda ser contactado.
  • Detalles negativos o críticos en relación con antiguos empleos.
  • Datos falsos o experiencias exageradas.
  • Uso de la minúscula inapropiado.

 

 

Otros datos de interés

 

Si bien somos partidarios de la elaboración concisa y sobria del currículuo, existen otros datos que puede poner en el currículum, según su situación laboral (o estudiantil) y la oferta por la que postule.

Estos son algunos elementos que podría considerar incluir en el currículum:

  • Enlace a su blog profesional.
  • Perfil de sus redes sociales profesionales.
  • Reconocimientos académicos.
  • Premios.
  • Notas académicas relevantes.
  • Referencias escritas de antiguos empleadores.
  • Gráficos o imágenes de interés.

 

Deseamos que este artículo acerca de qué datos poner en el currículum haya sido de utilidad para usted. Le animamos a consultar nuestro blog, en el que encontrará otros artículos relacionados con el empleo.

También le sugerimos consultar los servicios de Currículum Profesional. Disponemos de avalados redactores que configurarán su currículum para hacerlo ganador. ¡Gracias por leernos!

Abrir chat
Powered by