Sabemos que quiere crear un buen currículum a la altura de sus expectativas laborales  y que pretende hacerlo prestando atención a todos los detalles. Es común que los profesionales se cuestionen si deben incluir su foto en el currículum o no. Si bien es cierto que su imagen es una fuerte herramienta para construir su marca, existen sólidas razones por las que los expertos enfatizan en la supresión de la foto en el curriculum vitae.

A continuación le explicamos con detenimiento cuáles son y le invitamos a la reflexión para que sopese usted mismo su decisión.

 

¿Realmente debe incluir foto en el currículum? La respuesta es no

Psicólogos, expertos en relaciones laborales, profesionales de Recursos Humanos, jefes de selección y personalidades relevantes del ámbito de negocios y liderazgo coinciden en que incluir una foto en el curriculum puede restar puntos al candidato y debilitar su candidatura.

En Curriculum Profesional lo sabemos, y por eso todos nuestros currículos se elaboran comúnmente sin fotografía, de manera detenida, enfocándonos en resaltar sus logros profesionales y sus capacidades genuinas.

Aunque estamos en una era digital con información visual desmedida, no se equivoque, incluir una foto en su currículum puede no ser la decisión más acertada.

 

Cuestiones de discriminación

 

Es ilegal que las empresas consideren el género, los atributos físicos, el color de piel, la edad, la orientación sexual, el estilo personal y las peculiaridades físicas, factores esenciales en el proceso de contratación.
Ninguna de estas cuestiones determinan el nivel de eficiencia profesional, las capacidades y herramientas del candidato ni sus logros y estrategias profesionales.

Pese a que confiemos en el buen juicio de los reclutadores y creamos que su capacidad de decisión no se encuentra supeditada a los prejuicios, una imagen no deja de ser un contenido subjetivo. Y como tal, es inevitable que interfiera irremediablemente el juicio del contratante.

Piense que de media, en las primeras cribas, el reclutador de una empresa que tiene sobre la mesa diversas candidaturas, hace una lectura rápida de entre 5 y 7 segundos por currículum. Un 20% de este tiempo, es destinado a observar la fotografía. Por tanto, incluir su foto en el currículum puede suponer una grave distracción para el lector. En ciertas ocasiones cualquier pequeño detalle percibido en la imagen puede suponer el rechazo inmediato. Incluso, cuando el contratante ni siquiera ha podido leer con detenimiento sus logros y detalles profesionales.

¿Cuán injusto es que, debido a una percepción personal de su imagen, sus capacidades y aptitudes sean rechazadas? ¿Se imagina que eligiéramos a los pediatras de nuestros hijos según su apariencia en lugar de formación?,¿contrataría a un profesor particular preparado y competente para las clases de refuerzo de su hija o escogería a un joven atractivo solo por el hecho de serlo? ¿Imagina qué absurdo sería rechazar al mejor cirujano de corazón por el simple hecho de ser originario de otro país? Es sencillo ver lo incongruente que es basar la profesionalidad de un individuo en su aspecto en estos ejemplos. Pero, ¿porqué resulta tan complicado adoptar el mismo criterio en otros ámbitos profesionales? ¿Es acaso usted peor contable o publicista que su compañero por el simple hecho de ser mayor que él?

Porqué suprimir la foto en el currículum

 

En muchos países, tales como Gran Bretaña, Canadá, Países Bajos, Suecia, Irlanda o Estados Unidos, el rechazo ante la inclusión de foto en el currículum es unánime. De hecho, la percepción ante una imagen personal en el currículum puede llegar a ser considerada signo de debilidad, ingenuidad y poca profesionalidad.
En otros países de Europa, España entre ellos, se ha empezado a cuestionar en los últimos tiempos, el uso de la imagen en el currículum. Y los argumentos para fundamentarlo son lógicos, consistentes y plenamente justos con el candidato.

A pesar de que tenga arraigada la convicción de que con una buena imagen y una sonrisa cautivadora tiene más puntos para conseguir una entrevista de trabajo, lo cierto es que su fotografía puede revelar muchos más detalles acerca de usted.
Así, el entrevistador puede estimar su poder adquisitivo, su situación familiar, su condición sexual o su raza.

Frente al rechazo definitivo de su candidatura, ¿cómo estará seguro de que estos factores no han sido, en parte, responsables? ¿Verdaderamente se cree capacitado para probar objetivamente que no ha habido discriminación en el proceso de selección? O por el contrario, si usted posee un físico deseable y es contratado con rapidez, ¿está seguro de que sus atributos no han tenido parte de la responsabilidad? Y si es así, ¿se siente cómodo en esa situación? ¿Está dispuesto a asumir los riesgos que puede derivar de esta circunstancia?

 

Sustituya la foto en el currículum

 

Ante estas espinosas circunstancias y la posibilidad de ser demandadas por discriminación, casi el 88% de las empresas internacionales, rechazan currículos con fotografía.

¡Pero no se preocupe! Su fotografía no es la única herramienta de la que dispone para configurar y fortalecer su marca personal. De hecho, la cuestión del rechazo ante las fotografías en el currículum, es una excelente y estimulante noticia. Como candidato genuino que desea sobresalir entre la competencia, deberá hallar nuevas formas (tipográficas, de diseño, de organización de datos) para contar su historia en su currículum personal.

Piense que en el espacio libre que deja la supresión de su fotografía, puede incluir nuevos datos acerca de usted. En lugar de especificar aptitudes generales, trate, por ejemplo, de destacar logros y méritos profesionales. Explore nuevas posibilidades pero no permita que un mal currículum le aleje del trabajo de sus sueños.

 

Incluya su fotografía en su perfil de Linkedin

 

foto en el currículum

Ante la posibilidad de suprimir la foto de su currículum, muchas personas entran en pánico. En muchos ámbitos laborales, los mismos candidatos valoran su imagen como herramienta comunicativa. Su imagen es parte esencial de su entidad de marca. Con ella denotan valiosas características personales. Si usted es uno de ellos, no tema en exceso. Existe una alternativa que puede tomar en consideración.

Según una encuesta realizada en 2012 a los reclutadores laborales, un 93% afirmó buscar a sus candidatos en la red y consultar sus perfiles laborales en LinkedIn. Así, si usted tiene un perfil en la red social, podrá incluir en él su fotografía. Según se especifica en la web, los perfiles con fotografía obtienen un 14% más de visitas.

Aunque LinkedIn también actúa como plataforma para la búsqueda de empleo, es principalmente una red de contactos. Tiene su lógica que sus usuarios incluyan una foto formal; solo así sus antiguos compañeros y empleadores le reconocen.

Por lo tanto, le recomendamos encarecidamente que si desea destacar su fotografía durante el proceso de selección incluya un enlace a su perfil de LinkedIn en su currículum (este sin fotografia).

De este modo, se asegurará de que su reclutador ha leído su currículum antes de visitar su perfil de LinkedIn, pues en él habrá encontrado el enlace a su perfil. Aproveche esta herramienta para desarrollar en profundidad sus méritos profesionales y especificar antiguas experiencias laborales con detenimiento.
Por norma general, en un buen currículum, destacará las últimas funciones que ha desempeñado relacionadas con el puesto al que opta. Pero en LinkedIn puede engrandecer su historial profesional, incluyendo información complementaria. También podrá exponer mostrar sus mejores cualidades validadas por otros profesionales del sector.

Con todos estos datos que le hemos ofrecido, es probable que haya considerado la opción de suprimir su fotografía. Sin embargo, si aún se encuentra dubitativo, le recomendamos que lea el apartado consiguiente en el que destacamos algunas circunstancias en las que la foto en el currículum sí puede llegar a ser un elemento indispensable.

 

Cuando incluir su foto en el currículum. Situaciones excepcionales

 

Mayoritariamente existe un grupo de profesionales que deben incluir su fotografía para conseguir el trabajo que desean. Son aquellos puestos estrechamente relacionados con la imagen y el aspecto personal.

  • Si usted es actor o actriz, modelo o azafata de eventos es común que en las ofertas por las que se interesa se requieran un número determinado de fotografías y unos rasgos y atributos concretos. A menudos los currículos son sustituidos por books o portfolios.
  • Si es conferenciante, presentador de eventos o trabaja frente a audiencias en el ámbito de la comunicación es común que quiera incluir una fotografía o vídeo personal. Aunque en este ámbito no es estrictamente necesario hacerlo, es cierto que muchos contratantes desean ver a sus candidatos moverse e interactuar con la audiencia.
    Aunque su físico, género o raza no son factores a valorar a la hora de probar sus capacidades, es usual que el empleador quiera ver cual es su estilo y estrategias comunicativas. Así, es favorable incluir una imagen cuando en ella transmite ciertas sensaciones que el contratante quiere que reciba el público. Sin embargo, le invitamos a sustituir la imagen estática por un vídeo. Incluya en su curriculum vitae un enlace a sus vídeos personales (conferencias, platós de televisión, eventos). En ellos mostrará cual es su actitud y postura corporal y qué mensajes lanza mediante sus gestos.

En Curriculum Profesional enfatizamos en la necesidad de valorar detenidamente los beneficios reales y objetivos que pueda aportarle el hecho de incluir una foto en el currículum. Si no es estrictamente necesario adjuntarla, le sugerimos que no lo haga. Anímese a explorar nuevos caminos para elaborar su currículum y su perfil en las redes.

Si no está muy seguro acerca de cómo elaborar un currículum ejecutivo ganador y de cómo gestionar su perfil de LinkedIn para hacerlo más dinámico y profesional, no dude en consultar nuestros servicios.

Sin embargo si está decidido a incluir una fotografía en el currículum o en su perfil profesional en las redes, le sugerimos a continuación, los pasos para hacerlo efectivamente.

 

 

¿Cómo debe ser una buena foto para el currículum?

 

Existen unos parámetros que toda fotografía profesional debe cumplir para detonar rigor, formalidad, profesionalidad, competencia y experiencia.

 

Modo de ejecución

 

  • Para conseguir un resultado profesional, debería considerar contratar a un fotógrafo. Alguien que domine el tratamiento de la luz y el encuadre.
  • Si no desea contratar o no puede costear los servicios de un profesional, pruebe a colocar un trípode estable en una zona iluminada o solicite a un familiar o amigo su ayuda.
  • Si no tiene una cámara fotográfica de calidad pero posee un teléfono que hace buenas fotografías tome la instantánea con él.
  • Colóquese ante un fondo blanco o gris. Limpio y nítido. Sin distracciones, estampados ni colores estridentes.
  • Evite los selfies y los ángulos laterales o cenitales.
  • Coloque el aparato a la altura de sus ojos, a una distancia aproximada de un metro.
  • La composición de la fotografía debe ser simple. Evite añadir objetos, personas, animales, o fondos inadecuados.
  • Mantenga como referencia el tamaño de una fotografía de carné de identidad.

 

 

Características de una buena foto para el currículum

 

  • Su fotografía deberá ser de calidad. Nítida, limpia y con un nivel de brillo y contraste equilibrado.
  • Preste atención a la iluminación. Deberá ser estable, preferiblemente natural y directa, tanto en el rostro como el entorno. Iluminar únicamente el rostro (usando flash o foco directo, por ejemplo) creará sombras en la pared y producirá sensación de cara quemada.
  • La fotografía debe ser actual. Si definitivamente toma la decisión de incluir su fotografía, hágalo correctamente y evite hacer trampas. Nunca incluya una fotografía excesivamente antigua y cuya imagen ya no se corresponda con la suya.
  • Si el trabajo al que opta precisa de una imagen concreta (modelos, actores), postule únicamente si cumple con tales requisitos en la actualidad.

 

 

Su actitud en la fotografía de currículum

 

  • Enmarque su cabeza y los hombros en el encuadre.
  • Esboce una ligera sonrisa, amable y natural. No gesticule de manera forzada ni sonría con rigidez.
  • Evite cortar la fotografía por la parte del cuello.
  • Vista para la ocasión. A pesar de que en la imagen exponga principalmente su rostro, es imprescindible que muestre parte de sus hombros. Le sugerimos que vista una camisa y/o americana formal si es hombre. Traje en ambos sexos y una camisa elegante o vestido sobrio si es mujer.
  • Escoja bloques de colores sólidos para su ropa y evite lucir colores estridentes o estampados. Estos podrían ser graves distracciones ópticas. Y podrían sufrir alteraciones en la impresióon.
  • Evite vestir de rojo, amarillo y/o blanco. Los dos primeros producen una imagen demasiado agresiva y según la tinta o pantalla pueden resultar demasiado estridentes. Por otro lado, el color blanco puede fundirse con el fondo y empalidecer su piel.
  • Descarte vestir escotes pronunciados, camisetas de tirantes o cortes demasiado reveladores.
  • Limite el uso de maquillaje y joyas (unos pendientes sencillos o un collar sutil son suficientes).

 

Coloque la fotografía en la esquina superior derecha del currículum. O en su defecto, en la parte superior. Puede usarla también en su perfil de LinkedIn.

 

Fotos que nunca deberá incluir en su curriculum vitae

 

 

Fotografías inapropiadas

 

  • Selfies o fotos en actitudes inapropiadas.
  • Instantáneas antiguas.
  • Imágenes en un escenario inapropiado (jardines, locales, playa, restaurantes, hogar, celebraciones).
  • Fotos formales recicladas hechas para otro propósito (orla estudiantil, carné de conducir, DNI). En algunas de ellas podemos aparecer demasiado sonrientes o por el contrario, demasiado rígidos y serios. Si se requiere foto en el currículum porque la oferta así lo sugiere; o bien está decidido a incluirla, tómela en la actualidad. Mantenga una actitud amable y sonriente.
  • Instantáneas en las que aparecen partes del cuerpo de otras personas.
  • Instantáneas donde se expone con otras personas u objetos.

 

 

Fotografías de mala calidad

 

  • Fotos pequeñas de mala calidad, pixeladas o borrosas.
  • Imágenes escaneadas o fotocopiadas.
  • Fotografías con demasiado brillo y contraste.
  • Retratos pegados manualmente o grapados en el curriculum vitae.
  • Fotografías en las que haya retocado o embellecido su rostro.
  • Imágenes tomadas de noche o con falta de iluminación.
  • Fotografías editadas con efectos visuales.

 

 

Fotografías poco formales

 

  • Fotos donde se muestre rígido, nervioso o tímido.
  • Imágenes en las que aparezca de lado o que no estén tomadas con un ángulo frontal.
  • Instantáneas mal encuadradas o descentradas.
  • Imágenes dónde aparece excesivamente sonriente.
  • Instantáneas en las que aparece gesticulando
  • Fotografías en las que se ha recortado su rostro y este aparece flotando.

 

¿No sabe cómo redactar un perfil de LinkedIn de manera correcta? Nosotros nos encargaremos de redactar su LinkedIn. Tenemos años de experiencia redactando currículums, LinkedIn y cartas de presentación.También puede contactar con nosotros para obtener más información.

Deseamos que estos consejos hayan sido de utilidad para usted. Le animamos a dejar un mensaje en la sección de comentarios. Cuéntenos qué piensa acerca de las fotografías en el currículum. ¿Cree que son una herramienta para conseguir un buen puesto? ¿Piensa que la imagen de un candidato condiciona el proceso de selección? ¿Está de acuerdo con ello?

¡Adelante! Comparta sus opiniones con el resto de lectores y con el equipo de Curriculum Profesional. Estamos deseando conocer su parecer.

Abrir chat
Powered by