La perspectiva de compaginar empleo y formación, más que alentadora, es, en la mayoría de los casos, intimidatoria.El mejor modo para enfrentar esta situación es tratando de hallar el equilibro. Pero esta tarea es no menos compleja. El objetivo de nuestro artículo es facilitarle estrategias para trabajar exitosamente mientras sigue obteniendo sus mejores cualificaciones.

Hoy, en Currículum Profesional hablamos de empleo y formación.

 

Trabajar y formarse simultáneamente

Si se halla en la posición de ser estudiante al mismo tiempo que ejerce como profesional empleado, es probable que, recurrentemente, reflexione acerca de su situación. Es evidente que existen ciertas complejidades cuando de conciliar ambas ocupaciones se trata. La gestión del tiempo, por ejemplo, es una de las cuestiones que más quebraderos de cabeza trae.

No obstante, creemos relevante resaltar todas las ventajas que ofrece el hecho de seguir formándose mientras trabajo.
Solamente con un estado mental positivo y una visión pragmática de su situación podrá aplicar nuestras recomendaciones con éxito.

Ventajas de compaginar empleo y formación

  • Trabajando mientras estudia podrá ahorrar un dinero con el que afrontará el coste de sus estudios, vivienda, necesidades personales, ocio…
  • Se sentirá mucho más libre e independiente. No tendrá que acudir a sus familiares en busca de ayuda económica. Disfrutará de una notable autonomía.
  • Desarrollará enormemente su capacidad de autosuficiencia. No solo en lo que se refiere al costeamiento de sus estudios o a la obtención de recursos para disfrutar de una mejor calidad de vida. Sino, especialmente, en lo que la autoestima se refiere. Fortalecerá mucho más su carácter, será consciente de sus capacidades y sentirá que puede con todo. Porque, en realidad, así es.
  • Obtendrá una valiosa experiencia práctica en el trabajo. No solamente acerca de las tareas que desempeñe sino también en relación con el mundo y la sociedad, y de los entresijos y relaciones que se establecen en el panorama profesional.
  • Enriquecerá sus conocimientos teóricos con las experiencias prácticas de su empleo.
  • Trabajar cuando aún no se ha graduado le convertirá en un estudiante experimentado. Así, tras su graduación, podrá enfrentar los procesos de selección con una experiencia laboral sólida. Este será uno de los factores de mayor distinción frente a otros candidatos.
  • Compaginar empleo y formación al mismo tiempo pondrá de manifiesto, en dicho proceso, valiosas habilidades personales. Capacidad de sacrificio, gestión del tiempo, perseverancia, confianza en si mismo, constancia, capacidad de organización y planificación…
  • Aprenderá a gestionar el tiempo de un modo mucho más óptimo y efectivo. Disponiendo de un tiempo justo para realizar sus tareas, es muy probable que deje de procrastinar.
  • Todas las pequeñas victorias que consiga, tanto en su empleo como en sus estudios, se convertirán en grandes triunfos que le harán sentir pletórico. Solo usted conocerá bien el sacrificio que ha conllevado todo el proceso.

 

Cómo compaginar empleo y formación

Organizarse y establecer un ritmo de trabajo

La planificación y la organización son dos herramientas esenciales en el desarrollo efectivo de sus tareas. Mantener una agenda de trabajo y un plan de acción es imprescindible para poder sacar el máximo provecho de las horas del día. Pero aunque pueda ser tentador planificar las acciones del día, tratando de cubrir todos los espacios temporales, es imprescindible que organice sus jornadas acorde a su propio ritmo de trabajo.

Existen horas del día en que las personas son menos productivas. Esto se debe a las horas de descanso, a la dieta que llevan, al trabajo que desempeñan, a sus hábitos y a su estado de salud físico y mental.

Es importante conocerse a uno mismo para poder planificar sus horas de empleo y formación de modo que todo aquello que organice sea fácilmente alcanzable.

 

Aprender a priorizar

Establecer un ritmo y flujo de trabajo es también imprescindible. Cuando uno debe enfrentarse a distintos desafíos diarios y tiene infinitud de obligaciones, ha de desarrollar sus tareas siguiendo un orden de prioridad.

Un buen consejo es que antes de cada jornada de estudio y trabajo, apunte un listado de todas aquellas cuestiones que tiene en mente y que debe hacer. Una vez haya vaciado su mente en el papel, escoja de la lista, las tres tareas más prioritarias. Hágalas estableciendo, entre ellas, de nuevo un orden de prioridad. Una vez las haya completado, puede seguir buscando en la lista.

Finalmente, es indispensable que, sobretodo, durante sus horas de formación, aplique técnicas de estudio y establezca descansos. Un buen intervalo de estudio son 40 o 50 minutos de estudio y 10 de descanso. Aproveche para beber agua, ir al baño o estirar sus músculos.

 

Técnicas de estudio

Compaginar empleo y formación supone, para el individuo que lo hace, un reto a la hora de gestionar el tiempo de que dispone. Si bien es cierto que las tareas laborales difícilmente pueden llevarse a cabo del modo que el trabajador quiera (pues se encuentra supeditado, en ocasiones, a las órdenes y directrices de un superior); lo cierto es, que durante los períodos de estudio, el estudiante sí que puede establecer sus horarios y estrategias para gestionar mejor el tiempo.

Aplicar técnicas de estudio es indispensable para poder retener y asimilar la información en menos tiempo y de modo más eficaz. Y cuanto menos tiempo se desperdicie en el estudio prologado, de más horas dispondrá para terminar sus tareas laborales o para disfrutar de tiempo libre.

  • Planifique el estudio (y sus descansos) y establezca unas horas diarias de repaso de contenidos ya trabajados.
  • Lea de forma detenida y reiterada las informaciones. Sintetice, esquematice y haga resúmenes en otras hojas. Sobrecargar los documentos con textos y subrayados dificulta la tarea de asimilación.
  • Anote todas aquellas cuestiones que no comprenda e infórmese acerca de ellas. Consultar a los docentes cuando surgen las dudas es el mejor modo para asimilar las explicaciones. Solamente así podrá enfrentar un examen futuro con los conocimientos arraigados.
  • Mantenga una dieta equilibrada y practique ejercicio regularmente. Cuando menos predispuesto está a hacer deporte es precisamente cuando su cerebro más necesita las endorfinas.

 

Eludir las distracciones

Es evidente que en la era actual de la sobrecarga de información y el contacto permanente entre contactos, es una ardua tarea mantenerse alejado de las distracciones. Los smartphones se han convertido en extensiones de nuestras propias manos y no concebimos mantenerlo alejado de nosotros.

Sin embargo, es indispensable llevar a cabo la tarea de desconexión, de modo que, durante las horas de estudio o trabajo el teléfono esté alejado o silenciado. Hay que empezar a entrenar la mente y a hacer una distinción clara. Durante las horas de trabajo o formación, el smartphone es una distracción. Puede consultarse en los tiempos de descanso o durante las horas libres.

Aunque al principio pueda resultar una tarea dificultosa, verá, rápidamente como sus horas de empleo y formación son mucho más fructíferas. En lugar de estar todo el día posponiendo o alargando tareas que completará en cuatro horas, pruebe a alejar el smartphone tan solo una hora y verá que es capaz de terminar esas mismas tareas.

Aunque el teléfono es una de las distracciones principales en la actualidad no hay que olvidar el resto. Evite situarse en lugares ruidosos, no inicie largas conversaciones con sus compañeros ni consulte en su ordenador cuestiones innecesarias. Una buena estrategia es bloquear el acceso a todas las webs (durante el periodo de trabajo) salvo las que sean útiles para su empleo y formación.

Ser constante y tenerlo claro

Ser capaz de sobrellevar el estrés que supone conciliar empleo y formación se debe, en gran medida, a la motivación y constancia del individuo.
Si realmente se está planteando llevar a cabo esta compatibilización o si, ya se encuentra en dicha situación y desea incorporar nuevas técnicas a su rutina, es imprescindible que tenga sus motivos y motivaciones grabados a fuego en su mente.

Aquello que le hará empezar es la ilusión, pero el hábito es lo que le permitirá seguir trabajando cuando ya no sienta ilusión y el estrés lo consuma. Para fortalecer sus hábitos es imperativo que repase y actualice sus motivaciones (a corto y largo plazo) para que sus objetivos no se trunquen cuando los periodos de excesivo trabajo le consuman.

Con la fuerza de una motivación real y significativa para usted (olvide hasta que punto es significativa objetivamente; quédese con aquellos motivos que realmente le hagan sentir comprometido) es imprescindible que trabaje el ejercicio de la constancia.

 

El poder del hábito

Con el hábito firme de llevar a cabo sus tareas y la motivación de ver logrado su objetivo, nada podrá pararle.

Como en todas las actividades que valen la pena en la vida, la constancia requiere de práctica. Debe comprometerse a ser constante en su constancia. La perseverancia es una herramienta imprescindible en el ámbito de la formación. Solo así podrá garantizar resultados favorables y terminar sus estudios en el tiempo estipulado.

Un buen ejercicio de constancia es llevar a cabo ese repaso del que hablábamos anteriormente. Dedicar media hora diaria adicional al repaso de los contenidos supondrá, durante el período de exámenes que pueda evitarse tediosos maratones de estudio ineficaz. En la mayoría de situaciones, estos maratones son insostenibles e impracticables. Las horas de trabajo no permiten estudiar por largos periodos.

No excederse y conocer su calendario

A menudo ocurre que, ante la cantidad de trabajo que uno debe llevar a cabo, muchos estudiantes que trabajan, tienden a comprometerse con demasiados proyectos, con el fin de terminarlos rápidamente, y terminan por trabajar de modo poco profesional y por suspender asignaturas.

Es imprescindible que analice su capacidad de trabajo, su calendario y su situación personal y familiar. Elegir una media jornada de trabajo es una idea recomendada cuando se desea seguir estudiando. Por el contrario si es trabajador a jornada completa y desea seguir formándose, hacerlo en escuelas flexibles o a distancia es la mejor de las opciones.

La ilusión y la motivación son herramientas muy valiosas pero, cuando se encuentran en su máxima expresión pueden llegar a ser excesivamente seductoras. Creer que podemos con todo cuando, objetivamente, las horas de que disponemos nos informan de lo contrario, es una creencia peligrosa.

Conozca sus límites

La mayoría de las escuelas permiten matricularse a las asignaturas por semestres. Así que el mejor modo de conocer qué carga de trabajo es la adecuada para usted es comprobarlo en primera persona.

Matricúlese a un número bajo de asignaturas y, el próximo semestre, sopese si la carga de trabajo ha sido llevadera o excesivamente liviana. Existen estimaciones que las escuelas facilitan a los estudiantes en relación con las horas de estudio semanales sugeridas por asignaturas. Haga sus propios cálculos.

Si por el contrario se plantea conciliar empleo y formación desde la posición de un estudiante en escuela presencial, opte por solicitar trabajos de fines de semana o de media jornada.

Evite comprometerse excesivamente con un trabajo si hacerlo, implica renunciar a las horas de estudio estipuladas o a la asistencia a clase. Nunca desempeñe ninguna de sus tareas de modo inconstante. Ni eluda responsabilidades en una de sus obligaciones, para destacar en la otra. Es mejor comprometerse con poco y hacerlo maravillosamente bien, que querer abarcar demasiado y hacerlo desastrosamente.

 

¿Cómo encontrar empleos que permitan una buena rutina de estudio?

Elegir trabajar mientras se estudia es una decisión, que, como ya hemos visto debe ser muy meditada. Uno de los factores que le permitirá conciliar favorablemente (o no) empleo y formación es el tipo de trabajo al que opte.

Trabajos físicos o excesivamente distintos a la especialidad en que se forma, pueden resultar contraproducentes a la hora de mantener una rutina de estudio favorable.
Por ello, el equipo de Currículum Profesional, quiere facilitarle unas consideraciones para ayudarle en su búsqueda de empleo.

 

Empleo y formación del mismo campo

Cuando se embarque en este viaje, deberá tratar de ser pragmático. La mayor parte de los estudiantes tratan de trabajar en empleos del mismo campo que sus estudios. Piense que trabajar y estudiar a la vez supone un esfuerzo grandioso, así que debe tomar sus decisiones con una visión práctica del asunto.

Trabajar en el mismo ámbito que se forma le permitirá no solo potenciar a nivel práctico sus conocimientos teóricos, sino minimizar el impacto de su esfuerzo. Así, todas las tareas que desempeñe (en empleo y formación indistintamente) parecerán seguir el mismo camino.

Le resultará más fácil realizar sus trabajos o exámenes cuando disponga de herramientas adquiridas en el trabajo. Y viceversa. Todo el aprendizaje y estrategias aprendidos, provengan de donde provengan, se interrelacionaran. Y todas las actividades que desempeñen formaran parte de un mismo trabajo. El de convertirle en un futuro trabajador competente.

 

Otros trabajos que faciliten el estudio

Sin embargo, no en todas las disciplinas formativas, sus estudiantes pueden optar a un empleo del mismo campo. En ocasiones se requieren largos años de formación para optar a un puesto. En otros casos, la intencionalidad que motiva la búsqueda de empleo es la de entrar, de manera paulatina, a formar parte del mundo laboral. Muchos estudiantes quieren desempeñar un trabajo moderadamente sencillo, con el que ganar un poco de dinero, sin sacrificar sus horas de estudio ni tiempo libre.

Para todos esos casos, existen un conjunto de empleos que pueden encajar en la situación personal de cada estudiante. Además, en la mayoría de ellos, no se requieren sólidas experiencias laborales.

Son los siguientes:

  • Dependiente en comercios a tiempo parcial.
  • Reponedor en supermercado o frutería.
  • Cuidador y paseador de animales.
  • Teleoperador o personal de atención al cliente.
  • Personal de franquicias de ropa o grandes superficies con ofertas especialmente concebidas para estudiantes.
  • Monitor infantil en fines de semana o canguro.
  • Recepcionista en oficinas, hoteles o pequeñas clínicas.
  • Profesor particular y de repaso.
  • Gestor de redes sociales y blogs.
  • Fotógrafo para books o redes sociales.
  • Cuidador de personas mayores, dependientes, o en situación de riesgo de exclusión social.
  • Ayudante de cocina o camarero. A media jornada o los fines de semana.

 

 

empleo y formación

Empleo y formación a distancia

Para poder combinar eficazmente empleo y formación, muchos interesados deciden formarse a distancia o de modo semipresencial.
Las facilidades que ofrece la interconexión en la actualidad garantizan una formación de calidad en el ámbito online.
Formarse a distancia permite compaginar con mayor flexibilidad las tareas formativas con las laborales.

Todas las plataformas de centros de formación online disponen de acceso 24h al campus. En él se encuentran los foros de debate, los materiales formativos y los perfiles de los profesores. Esta flexibilidad permite poder aprovechar al máximo todas las horas libres de que dispone cuando ha terminado (o aún no ha empezado) su jornada laboral.

En otros casos, en los que los trabajadores ya cursaron estudios superiores, pero siguen queriendo ampliar sus conocimientos, es muy recomendado acudir a las plataformas de cursos online.

De este modo, se pueden presenciar charlas y cursos formativos de universidades prestigiosas de todo el mundo, con solo disponer de un dispositivo con conexión a Internet. Son los conocidos MOOCs. Sus siglas en inglés significan » Cursos Masivos Online en Abierto». Y como su nombre indica, son programas formativos a distancia, de duración, emitidos por universidades prestigiosas, que permiten, a estudiantes y trabajadores, fortalecer su formación y especializarla.

Algunas de las plataformas más destacadas son las siguientes. Coursera, Miríada X, Uned Abierta, Tutellus, EdX, Stanford Online, Udacity o Crehana.

 

Consejos para estudiantes a distancia

 

Como ya hemos mencionado, si desea compaginar empleo y formación en su rutina habitual, es interesante considerar la posibilidad de llevar a cabo una de ambas tareas a distancia.

En este apartado le proveeremos valiosas sugerencias para encarar sus estudios a distancia.

Buena actitud frente al estudio

  • Evite la dilación y las distracciones. Planificar puede ser reconfortante y divertido, pero cuando todos los esfuerzos dependen exclusivamente del estudiante, puede existir cierta tendencia a procrastinar.
  • Sea sincero con usted mismo y matricúlese a los cursos y asignaturas que, por tiempo, motivación y capacidades, crea sólidamente que podrá superar.
  • Pregunte acerca de todo aquello que no comprenda. En las clases presenciales surge de modo natural interactuar con el profesor. Escribir un mensaje a su profesor a distancia puede parecer intrusivo a algunos estudiantes, pero para nada es así. Su función es la de resolver las dudas de sus estudiantes y la de facilitar la asimilación de contenido. ¡Pregunte e interaccione! Es parte de su trabajo.
  • Priorice. Lleve a cabo, primeramente, las tareas más tediosas y dificultosas. Dedique más tiempo a las asignaturas complejas y compense las horas libres con las tareas sencillas.
  • Aproveche los materiales digitales de aprendizaje. Tanto los que ofrece Internet (enciclopedias, foros, webs de consulta, apps…) como los propios que provee la universidad o escuela a distancia (vídeos, documentos, materiales sugeridos, exposiciones…). Es común que en los exámenes se haga referencia a los contenidos de estos materiales, aun cuando no forman parte del currículo educativo.

 

Una buena rutina de estudio

  • Encuentre un lugar que favorezca al estudio. Que sea funcional pero a la vez cómodo. Que sea cómodo, significa que inspire. No que le induzca a la distracción.
  • Si su lugar de estudio es una de las habitaciones de su hogar, asegúrese de concienciar a sus familiares de la importancia de mantener limpia esa zona y de no interactuar con usted en las horas de estudio.
  • Establezca un método y horario de estudio rutinario y que funcione. Descubra que manera, técnica y estrategia de estudio es la que le lleva a resultados más favorables.
  • Sea fiel y comprometido con los plazos de entrega de trabajos y actividad. Contrariamente a lo que ocurre en las aulas presenciales, en las escuelas a distancia no hay excusas que valgan. Tenga siempre las tareas terminadas en el plazo estipulado.

 

Consejos para trabajadores a distancia

En otros casos, muchos estudiantes que acuden a clase (o que ya se forman a distancia), focalizan su búsqueda de empleo en trabajos que puedan realizarse desde casa. Son los llamados teletrabajos.

Igual que ocurre con la formación online, los empleos a distancia son difícilmente desempeñables cuando las circunstancias personales y las técnicas de concentración no son las idóneas.

Una de las tendencias que más se repiten en los trabajadores a distancia es que permiten que su vida laboral ocupe más horas de las estipuladas. Y que obstaculicen la vida personal del trabajador y sus relaciones familiares.

Estos son unas últimas sugerencias, con las que deseamos pueda enfrentar su trabajo a distancia con profesionalidad y eficacia.

Una buena rutina de trabajo

  • Acorde con su empleador, una jornada y rutina de trabajo. De ese modo sabrá que hay momentos en los que usted no estará disponible. Solo así podrá evitar que su trabajo robe tiempo de su vida personal.
  • Establezca momentos en los que atender las distracciones y peticiones de las personas con las que convive. Durante sus descansos (10 minutos cada 50 minutos de trabajo) puede dedicar unos minutos a interaccionar con ellas. El resto del tiempo, sean invisibles para el otro.
  • Habilite un espacio para desempeñar sus funciones laborales. Asegúrese de que posea luz natural y un buen aislamiento del ruido. Evite saturar su espacio de trabajo con elementos que puedan distraerle.
  • Establezca un horario de trabajo y sea fiel a él. Evite hacer horas extras desde la comodidad de su hogar. Trabaje de manera efectiva cumpliendo con sus horarios. De otro mudo, sus tareas tomarán el doble de tiempo y no disfrutará de sus relaciones personales.
  • Realice estiramientos y muévase durante sus descansos. Al fin de su jornada practique alguna técnica de relajación o ejercicio moderado.
    Mantenga una dieta equilibrada. E hidrátese de forma reiterada durante la jornada.

Un buen lugar de trabajo

  • Invierta en un buen equipo informática y en una silla y mesa cómodas.
  • Evite colocar su espacio de trabajo en su habitación. Los dormitorios están concebidos para el descanso. Una habitación en la que trabaja y donde pone a prueba su capacidad de resistencia a los nervios no es un buen lugar para favorecer al descanso.
  • Si vive en compañía de otras personas dedique tiempo a la tarea de concienciación. Enfatice en la importancia de tener su espacio y horario personal y trate de evitar las distracciones inducidas por otros.
  • Evite entrar en su espacio de trabajo en sus horas libres.

 

A veces, nos merecemos un trabajo mejor, curriculumprofesional le ayudará a que salgas de tu antiguo trabajo gracias a sus currículums elaborados por profesionales y adaptados para cada campo y carrera. Le enfocaremos su vida laboral segun sus preferencias, suprimiremos la información irrelevante y potenciaremos la más importante.

¡Contáctenos para obtener más información y de el primer paso hacia su nuevo empleo!

Deseamos que todos estos consejos le ayuden a compaginar empleo y formación. Hacerlo es un excelente modo de superarse a usted mismo y de constituirse como una persona luchadora y perseverante.

Estamos deseando leer sus sugerencias y opiniones al respecto. ¡No olvide compartirlas en la sección de comentarios!

Abrir chat
Powered by